Castelló al mes
Castelló al mes - Twitter Castelló al mes - Facebook Castelló al mes - Instagram

Restaurante El Txoko de Estraperlo (Castelló)

El Txoko de Estraperlo (Castelló)

 

Txoko, en vasco lugar pequeño, hace referencia a las populares sociedades gastronómicas y hoy vamos a visitar uno. En la concurrida calle Temprado, en el número 6, asociado a un conocido local, se encuentra El Txoko de Estraperlo, creando un espacio gastronómico único en el que cada planta tiene una especialidad: tapas, cocina tradicional y la cocina de Mikel.

 

Subimos al segundo piso por la estrecha escalera y nos encontramos en un espacio diáfano y recogido, que recuerda a un anticuario. Se pueden sentar hasta 30 comensales entre mesas y barra. Mejor reservar. El ambiente es acogedor pero sorprende, ecléctico, casi decadente, con un rollo vintage y original. Esto genera un contexto muy positivo y uno se siente enseguida a gusto.

 

Encabezando el proyecto está Mikel Estíbaliz, vasco, conocido en el panorama de Castelló, últimamente en la Casa Encesa de Orpesa. Es cercano y sincero, nos ofrece una cocina fresca, dinámica, auténtica, llena de emoción, hasta cierto punto exclusiva y sobre todo con personalidad, donde muestra de qué es capaz. Mikel disfruta de lo que hace y lo pone de relieve en platos sencillos pero llenos de matices, que emocionan y satisfacen a partes iguales.

Hoy el local está cerrado y tenemos toda su atención, y nos dedica un tiempo para conversar. Huye de los términos chef, de autor, fusión, de vanguardia… le gusta ser COCINERO, y lo vive con pasión. Lástima que todos íbamos con prisas, porque la tarde podría haber acabado muy bien.

 

La carta es muy activa y se basa en la oferta de mercado, de manera que siempre podemos encontrarnos platos nuevos. La cocina con su brasa está a la vista, tras la barra y es casi autónoma. Es el sueño de Mikel que compone su carta sin ataduras y la cambia todas las semanas. El sistema son platos para compartir y, para mesas pequeñas trabaja las medias raciones. Vamos a descubrirlo.

Nos sirve un aperitivo en chato. Una Espuma de calabacín con requesón y hojaldre de anchoa. El combinado de cremoso, crujiente y aéreos está muy conseguido, ligero y cumple su función: abre el apetito.

 

Comenzamos con una Escalibada a la brasa con ventresca, olivada y ajo confitado. Ingredientes sencillos pero de gran calidad, el sabor y el aroma a brasa son buenos argumentos.

 

A continuación un Tataki de corvina con cous-cous, mojo rojo y kumquat, acompañado con brotes de alfalfa. La corvina marinada con soja, aceite de sésamo y mirim, consigue que tenga una carne firme, casi grasa. Nos ha gustado mucho las texturas y los contrastes, y también probar algo distinto.

 

Seguimos con un Bacalao al pil-pil con piperrada y guindillas en tempura. Muy vasco. Mikel tira de orígenes y nos presenta un delicioso bacalao sobre las verduras a la brasa, tierno, sabroso con el punto atrevido de las guindillas que aportan un toque dramático pero no exagerado, que dispara nuestras sensaciones. Perfecto.

 

Ahora un Pollo a la brasa relleno con queso de soja y salsa de maíz. Nos ha sorprendido la jugosidad y la variedad de sabores unidos en este plato. Igual nos repetimos al decir tierno y lleno de sabor, pero nuestras papilas gustativas envían al cerebro esa información. Podríamos decir que nos gusta mucho, sin más pero, es que hay más que eso, detrás hay un gran conocimiento y mucha experiencia para transformar algo tan simple como un filete de pollo en una experiencia.

 

Terminamos con una Carrillada de cerdo con puré de patata trufado y Carbonara. Un plato serio, la carrillera macerada con 5 especias y cocinada a baja temperatura, foie y puerro, ¿qué decir para no volver a repetirnos? La carrillera muy buena, el puré muy bueno, el puerro muy bueno, muy bueno todo. ¡Ah y tierno y lleno de sabor!

 

El postre viene como a mi me gusta el Cola Cao: cargadito. Tocino de cielo y sorbete de limón, crema pastelera, mermelada de frutos rojos, nata y almendra, todo terminado con ralladura de mazapán. Sabroso y contundente. Sabores intensos que no dejan indiferente.

 

Esto se acaba. Terminamos con unas infusiones y nos vamos con un poco de prisa. Lástima.

Y hasta aquí nuestra experiencia con Mikel. Sinceramente, cuando preparamos el reportaje, sabíamos que nos iba a gustar porque conocíamos su trayectoria, pero no sabíamos que lo íbamos a pasar tan bien comiendo. ¡Una pasada! Ya estamos planeando volver, porque vale la pena compartir esta experiencia. Totalmente recomendable.

 

Carta de Vinos

Carta de vinos bastante reducida, pero tampoco le hace falta una más grande para que el TXOKO presuma de vinos poco comerciales, y eso nos gusta, con diez tintos y ocho blancos, que pueden hacer las delicias de los clientes. Elaborada al 50% con un sólo distribuidor, realizando primero un maridaje de vinos y platos, para encontrar la perfección, o simplemente un buen maridaje.

Un cambio de carta una vez al año, a la vez que trabaja vinos fuera de carta con sugerencias para los clientes que se dejan aconsejar, y que se atreven a catar cosas nuevas y diferentes.

Mikel, chef, sumiller y jefe de sala, todo en uno, enamorado de su trabajo y de los vinos, del fútbol mejor no hablar … es de la Real, no se puede ser perfecto.

Busca la relación directa con el cliente, a través de la cocina a vistas, solo separado por una barra, en la que también se puede comer y beber, a la vez que ves a Mikel cocinar, show cooking en vivo y en directo, dentro de un espacio gastronómico vintage, con un ambiente relajado y tranquilo, al más puro estilo del País Vasco. Y como no, nosotros nos dejamos aconsejar por Mikel, en lo que a vinos se refiere.

Para comenzar nos sedujo con un buen vino blanco, de una variedad poco conocida, para la gente que no está muy puesta en este maravilloso mundo del vino, una SILVANER, una uva procedente del valle del Rin, en el sur de Alemania. Para que se puedan hacer una idea, tiene algunas notas similares a la treixadura.

SCHIEFERKOPF 2016 Trocken (seco), con notas de flores blancas y toques herbáceos y fruta de hueso. En boca se muestra muy fresco, mineral y con recuerdos a manzana verde. Buen vino a buen precio. Mikel intenta que los vinos de su carta tengan una muy buena relación calidad precio, y eso es de admirar.

En cuanto al vino tinto se refiere, nos sorprendió con una MENCIA, de la D.O. Ribeira Sacra, ABADIA DA COVA XUNO 2017, con aroma complejo e intenso, mineral, con fruta madura, frutos rojos, matices balsámicos y un poco especiado. En boca es amplio y sabroso, maduro y elegante, fresco y poco alcoholico. Da gusto visitar estos restaurantes, bueno en este caso TXOKO, donde a parte de sorprenderte con la comida, también lo hacen con los vinos.

Para finalizar, simplemente agradecerle a Mikel su amabilidad, su buen hacer en los fogones, su pasión por el mundo del vino y como no por aguantar las bromas futbolísticas.

En el centro de Castellón, en un segundo piso, cocina de verdad.

Aupa Real !!!

Aupa Athletic !!!

 

El Txoko de Estraperlo Castelló

C/ Temprado, 6, Castelló

Teléfono: 684 03 83 19

Facebook: Estraperlo